Skip navigation

Tag Archives: amor

destino

No te preocupes, solo es el destino.

Si llega el final, si la vela se esta apagando y olvidas para solo recordar lo bueno de la vida… no te preocupes solo es el destino.

No le tengas miedo, yo también llegaré algún día al mismo lugar contigo. No sufras y no sufriré,  nos veremos mas allá de los sueños, donde el destino nos quiera llevar.

Anuncios

Pasan los años, y parecen que son segundos… y  si echas la mirada atrás ¿cambiarías algo? ¿cuanto atrás estarías dispuesto a retroceder para cambiar algo? Sin la certeza de que al final sea como queremos.

Quizás el destino ya está escrito, y lo que haríamos al retroceder solo sería  llegar a donde hemos llegado a día de hoy

Si me preguntan si yo retrocedería para cambiar algo la respuesta es SI, y aunque sepa que quizás todo vuelva a ser como es hoy, valdrá la pena intentarlo, porque volver a verte y sentirte es como volver a nacer… porque hay segundos que son como añosIMG-0001541

Es  difícil contarlo, pero me parece que aún es más difícil quedármelo para mí solo. Supongo que por eso lo hago.

, cuando me preguntastes aquella vez en qué momento había empezado a quererte, es cuando empecé a darme cuenta exáctamente que fue desde el primer día. De hecho fue en ese preciso momento cuando me acorde del amor que sentía,  de la ternura y de tu lengua, me di cuenta de que lo que había sentido antes no era más que el simple reflejo de lo que era el amor. Descubrí que te habia querido siempre.

Ahora ya sé lo que es amar. Te amo con esa clase de amor que había rezado por sentir cuando era una adolescente y que ahora siento contigo…


Son cosas que nunca te dije…

Te juro que siento, no darte  la vida entera… y me encierro en tus ojos ahora tristes  que reflejan estos días grises.

Pero ahora quiero mostrate cual es la razón de vivir…

Mi razón, tu razón.

Si buscas en mis ojos en lo más profundo, sólo verás el reflejo de tu rostro

Te quiero yo mas que el aire que respiro
más que el orizonte quiere al cielo.
Yo soy como e l Sol
y tuyo es mi calor,
porque cuando escucho tu nombre
el corazón se me alívia.

Tuyo… tuyo es mi calor, ahora que ya lo sabes no te olvides…

Miguel Benitez

Me vale la pena su querer
Me vale la pena esa mujer
Me vale la pena su querer
Me vale la pena esa mujer

Y las arañas cuelgan de la pared
pero yo cuelgo, ay una palmera
palmera que en la playa se sustenta
ay de la espuma y de la marea
y ella es pescaera, y ella es pescaera
no me digas que no que gitanita de la plazuela
y ella es pescaera, y ella es pescaera
y ella tiene unos andares quesque ami me camelan

si ya no tengo trabajo
si ya no tengo dinero
la vida va cuesta arriba
y a veces me desespero
me voy por el puerto abajo
yo quiero ser marinero
las olas de mi bahía
yo las navego corriendo

Me vale la pena su querer
Me vale la pena esa mujer

Sale la luna y al atardecer
y sus estrellitas, ay son las farolas
sale la luna y al atardecer
y yo no quiero no quiero
que duerma sola

y ella es pescaera, y ella es pescaera
y alumbra los mares oscuros
y las noches de luna lunera

Si ya no tengo trabajo
si ya no tengo dinero
la vida va cuesta arriba
y a veces me desespero
me voy por el puerto abajo
yo quiero ser marinero
las olas de mi bahía
yo las navego corriendo
y la niña de la palmera
me esta dando su querer
quiere que abandone el puerto yo
que valla a vivir a Jerez

Me vale la pena su querer
Me vale la pena esa mujer
Me vale la pena su querer
Me vale la pena esa mujer.

explosion-xivu

El tiempo nos enseña a vivir, a ver las cosas de distinta forma, pero siempre poco a poco, a veces no somos capaces de asimilar todo lo que ya tenemos y pasa algo nuevo, entonces actuamos de forma equívoca, nos aferramos a la idea de que estamos bien, que todo esta asimilado… ¡NO! Es lo peor que podemos hacer, solo conseguimos con eso una imagen falsa de nosotros mismos, provocando el mal estar de algunos y el enfado de otros… ¿Que tengo que hacer ahora? El tiempo lo dirá…

Pero ¿Que tiempo? No creo que sea ver pasar un día tras otro, el tiempo es ver como cambian las cosas que te rodean, levantarte una mañana y no estar igual que ayer ni hace una semana ni un mes, el tiempo es ver como se a formado una ilusión, es ver como se a desvanecido esa ilusión….

El tiempo nos cambia pero…son demasiadas emociones en tan poco tiempo, tantas que todavía sigo con ellas como si acabaran de llegar, quizás necesite desahogarme mordiendo la almohada, o quizás llorando en el hombro de alguien especial.

¿Que hacer entonces? Puedo intentar olvidarlo y hacer como el que no sabe nada de nada, pero convivir todos los días con el final hasta el final, no se como afrontarlo todavía, pero son demasiadas emociones en tan poco tiempo que ya no se que hacer, no se si hundirme en la oscuridad o seguir intentando hacer bien las cosas, no se que hacer cuando lo único que veo a mi alrededor es el puto caminar de todos los días, pero se que el tiempo algún día me dará respuestas a todo lo que hasta ahora me resulta tan extraño a mi alrededor, tengo demasiadas cosas en la cabeza, y no se como poner orden en ellas porque todos mis pensamientos están vagamente dibujados dentro de mi, reconozco que no se nada sobre el mundo, porque el mundo no sabe nada sobre mi, pero son demasiadas emociones en tan poco tiempo… y tengo el corazón lleno de cicatrices, y latiendo dolorido, pero si late es porque conserva alguna esperanza que el tiempo traerá… y mientras, solo nos toca esperar, mirar al cielo y respirar.

Se olvidó darle al tiempo su lugar.

tren-xivu

Esta vez no se lo que pasó, y como un terremoto la tierra tembló, quiso llevarse sus maletas, quiso irse lejos de aquí, y sin dar ninguna explicación me robo  todos mis sentidos, me dejo solo con el frío del amanecer y esta vez yo no tuve nada que ver, me dejo con el corazón a flor de piel, me quito las esperanzas y el ayer, en sus ojos veo rabia y decepción. Pero esta vez explícame porque…

Que la vida se nos va,
como el humo de ese tren.

xivu ruben

Como decirte que esto es para ti, que me he encontrado la raíz, que a pesar de todo esto voy siguiendo voy sin ti, que necesito de tus abrazos la fuerza de seguir, que necesito de tus labios una manera de vivir. Como decirte al oído que te necesito aquí, que no se donde venden tiempo, que quiero mas de ti, como fundirme en tus brazos, ser la lágrima feliz, que baja por tus labios, serlo todo junto a ti, que se me acaban las ideas, venga cariño vente junto ami…

venga cariño vente junto ami.

ruben xivu

Tal vez te alegre el corazón que hay mas motivos y razónes para acordarme de ti, que yo jamás te olvidare, tu acuérdate también de mi…

Nunca se para de crecer
Nunca se deja de morir.

pies xivu

Por verme amado de ella por todo el día, mañana, en perder la vida, consentiría…

En la posada del fracaso,
donde no hay consuelo ni ascensor,
el desamparo y la humedad
comparten colchón
y cuando, por la calle,
pasa la vida, como un huracán,
el hombre del traje gris
saca un sucio calendario del
bolsillo y grita
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Pero cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.
La chica de BUP casi todas
las asignaturas suspendió
el curso en que preñada
aquel chaval la dejó y cuando en la pizarra
pasa lista en profe de latín
lágrimas de desamor
ruedan por la página de un bloc
y en él escribe
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Pero quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.
El marido de mi madre
que en el último tren se largó
con una peluquera
veinte años menor
y cuando exiben esas risas
de Instamatic en París,
derrotada en el sillón,
se marchita viendo Falcon Crest
mi vieja y piensa
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Pero quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.

Es impresionante las cosas que se pueden encontrar en youtube, camciones como esta me hacen reir y olvidarme de todo por un momento…

Pero te quiero …

Un día un joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.
Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni marcas ni rasguños.Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto, todos menos un anciano que se acercó y dijo:
Tu corazón no es ni siquiera aproximadamente tan hermoso como el mío.Sorprendidos la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos, y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares alrededor. Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.
Lagente se sobrecogió. ¿Cómo puede él decir que su corazón es máshermoso?El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se echó a reír.Debes
estar bromeando, -dijo -Compara tu corazón con el mío… El mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.
Es cierto, dijo el anciano,tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo… Mira, cada cicatriz representa una persona a la que entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a su vez me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron bordes irregulares, de los que me alegro, porque me recuerdan el amor que hemos compartido. Hubo oportunidades en las que entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. Ahí quedaron
huecos.
El joven y la multitud estaban muy conmovidos. El anciano continuó hablando:Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen por haber quedado abiertas, me recuerdan que sigo amando a ciertas personas, y alimentan la esperanza de que algún día, tal vez, regresen y llenen el vacío que han dejado en mi
corazón. ¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente un corazón hermoso?El joven permaneció en silencio, unas lágrimas humedecieron sus ojos. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo, ya viejo y maltrecho, y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección porque no eran idénticas, y se notaban bordes irregulares.
El joven miró su corazón, que ya no era perfecto, pero le hacía sentir mejor que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior…

Descubrir lo mejor de uno mismo

Cuentan que una vez se reunieron todos los sentimientos y cualidades del hombre. Cuando el aburrimiento bostezaba por tercera vez, la locura como siempre tan loca propuso: “Vamos a jugar a los escondidos”. La intriga levantó el ceño extrañada y la curiosidad sin poder contenerse preguntó:

¿A los escondidos? ¿Y eso cómo es?

Es un juego, explicó la locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón, mientras ustedes se esconden, y cuando ya haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego. El entusiasmo bailó secundado por la euforia y la alegría dio tantos saltos que terminó de convencer a la duda, e incluso a la apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué? Si al final siempre la hallaban, y la soberbia pensó que era un juego muy tonto, en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella, y la cobardía prefirió no arriesgarse.

Uno, dos y tres, empezó a contar la locura.

La primera en esconderse fue la pereza que como siempre, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino. La fe subió al cielo y la envidia se encontró tras la sombra del triunfo, quien por su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que encontraba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos, que si un lago cristalino para la belleza; que si la hendija de un árbol: perfecto para la timidez; que si el vuelo de una mariposa: lo mejor para la voluptuosidad, que si una ráfaga de viento: magnífico para la libertad, y así terminó en ocultarse en un rayito de sol.

El egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo, pero solo para el. La mentira se escondió en el fondo de los océanos, mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris, y la pasión y el deseo en el cuarto de los volcanes. El olvido, se me olvidó donde se escondió, pero, eso no es lo importante, Cuando la locura estaba contando 999.999, el amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo estaba ocupado, hasta que al fin divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Un millón contó la locura y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue la pereza solo a tres pasos de una piedra. Después se escuchó a la fe discutiendo con Dios sobre zoología y a la pasión y el deseo las sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la envidia, y claro, pudo deducir donde estaba el triunfo. El egoísmo no tuvo ni que buscarlo, el solito salió de su escondite, resultó ser un nido de avispas.

De tanto caminar, sintió sed y al acercarse al lago descubrió la belleza, y con la duda resultó todavía más fácil, la encontró sentada cerca sin decidir aun de que lado esconderse.

Así fue encontando a todos. El talento, entre la hierba fresca, a la angustia, en una oscura cueva, a la mentira, detrás del arco iris, mentira si estaba en el fondo de los océanos, y hasta encontró al olvido, ya se le había olvidado que estaba jugando a los escondidos.

Pero solo el amor no aparecía por ningún sitio. La locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en las cimas de las montañas, y cuando estaba por darse por vencido divisó un rosal, tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto, un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido los ojos del amor. La locura no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo, Desde entonces, desde que por primera vez se jugó a los escondidos en la tierra: El amor es ciego y la locura siempre lo acompaña…
amor y locura